31 oct. 2011


Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.
¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. 
Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.
Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: "qué calor hace", "dame agua", "¿sabes manejar?", "se hizo de noche"… Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te quiero").

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón”.




  Jaime Sabines




30 oct. 2011



Compañera
usted sabe
puede contar conmigo
no hasta dos o hasta diez
sino contar
conmigo.

Si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo.

Si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo.

Pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted.

Es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.


Hagamos un trato
Mario Benedetti



29 oct. 2011


¡Todo era amor, amor!
No había nada más que amor.
En todas partes se encontraba amor.
No se podía hablar más que de amor.
Amor pasado por agua, a la vainilla,
amor al portador, amor a plazos.
Amor analizable, analizado.
Amor ultramarino.
Amor ecuestre.
Amor de cartón piedra, amor con leche...
lleno de prevenciones, de preventivos;
lleno de cortocircuitos, de cortapisas.
Amor con una gran M,
con una M mayúscula,
chorreado de merengue,
cubierto de flores blancas...
Amor espermatozoico, esperantista.
Amor desinfectado, amor untuoso...
Amor con sus accesorios, con sus repuestos;
con sus faltas de puntualidad, de ortografía;
con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.
Amor que incendia el corazón de los orangutanes,
de los bomberos.
Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas,
que arranca los botones de los botines,
que se alimenta de encelo y de ensalada.
Amor impostergable y amor impuesto.
Amor incandescente y amor incauto.
Amor indeformable. Amor desnudo.
Amor-amor que es, simplemente, amor.
Amor y amor... ¡y nada más que amor!



¡Todo era amor!
Oliverio Girondo




28 oct. 2011





"El arte es rebeldía, es revolución, es subversión contra la jerarquía de los valores, es el descubrimiento de uno mismo en los demás, es, al igual que el amor, la aventura del sentimiento"




"Buscar la felicidad es maravilloso, encontrarla es atroz. Nos cuesta mucho aceptar esto. Nos cuesta mucho aceptar que las metas son un invento. Si le ponemos un ascensor a la montaña ningún alpinista lo utilizaría, porque el "hacer cumbre" para él no es más que un pretexto en su desafío de escalador. Esto se aplica en todas las cosas de la vida."



"El sexo es comunicación. Es dar placer a otra persona para generar placer en nosotros mismos."



Dalmiro Sáenz



27 oct. 2011


La nobleza, las grandes palabras, que mal le van
a esta ternura sin mejillas que tocar,
a esta lengua sin labios que entender.
Envilece un amor así que rebota en las paredes del cuarto
o se va cayendo a pedazos de palabras, esto.

Es inútil la argucia y la esperanza,
somos la previsión,
los ojos y la boca orientados al viento. ¿Qué me vale
lo que fue, la suave crónica?
Siempre andaré buscándote en el hoy
de esta ciudad, de esta hora.
Si me doy vuelta, oh Lot, eres la sal
donde mi sed se hace pedazos.

Mira de qué sustancias vivo,
pero no me tengas lástima, yéndote así
todavía más.

26 oct. 2011



"Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo. Las damas de rojo se extraviaron dentro de sus máscaras aunque regresarán para sollozar entre flores. No es muda la muerte. Escucho el canto de los enlutados sellar las hendiduras del silencio. Escucho tu dulcísimo llanto florecer mi silencio gris."




Alejandra Pizarnik


Gracias guille.






25 oct. 2011


Te quiero porque tienes las partes de la mujer
en el lugar preciso
y estás completa. 

No te falta ni un pétalo,
ni un olor, ni una sombra.

Colocada en tu alma,
dispuesta a ser rocío en la yerba del mundo,
leche de luna en las oscuras hojas.

Quizás me ves,
tal vez, acaso un día,
en una lámpara apagada,
en un rincón del cuarto donde duermes,
soy la mancha, un punto en la pared, alguna raya
que tus ojos, sin ti, se quedan viendo.

Quizás me reconoces
como una hora antigua
cuando a solas preguntas, te interrogas
con el cuerpo cerrado y sin respuesta.

Soy una cicatriz que ya no existe,
un beso ya lavado por el tiempo,
un amor y otro amor que ya enterraste.

Pero estás en mis manos y me tienes
y en tus manos estoy, brasa, ceniza,
para secar tus lágrimas que lloro.

¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras
me dirás que te amo? Esto es urgente
porque la eternidad se nos acaba.

Recoge mi cabeza.
Guarda el brazo con que amé tu cintura.

 No me dejes
en medio de tu sangre en esa toalla.


Jaime Sabines




24 oct. 2011



La historia de la melancolía
nos incluye a todos.
me retuerzo entre las sábanas sucias
mientras fijo mi mirada
en las paredes azules
y nada.
me he acostumbrado tanto a la melancolía
que
la saludo como a una vieja
amiga.
ahora tendré 15 minutos de aflicción
por la pelirroja que se fue,
se lo diré a los dioses.
me siento realmente mal
realmente triste
entonces me levanto
PURIFICADO
aunque no haya resuelto
nada
(...)
hay algo mal en mí
además de la
melancolía


Melancolía
Charles Bukowski





23 oct. 2011


Si el mundo está patas arriba y cabeza abajo ¿por qué no delirar que el mundo vuelva a estar como él quiso cuando todavía no era?
Así que se me ocurrió imaginar ese mundo posible.
Delirar, soñar en voz alta:En las calles los automóviles serán pisados por los perros, el aire estará limpio de los venenos de las máquinas y no tendrá más contaminación que la que emana de los miedos humanos y de las humanas pasiones. La gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, 
ni será mirada por el televisor. El televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia y será tratado como la plancha o el lavarropas. La gente trabajará para vivir en lugar de vivir para trabajar. En ningún país irán presos los muchachos por no prestar el servicio militar; sólo irán quienes quieran hacerlo.
Los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de compra. Los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las cocinen vivas.
Los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos y los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas. El mundo ya no estará en guerra contra los pobres sino contra la pobreza. La industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra por siempre jamás.
Nadie morirá de hambre porque nadie morirá de indigestión. Los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura porque no habrá niños de la calle. Los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero porque no habrá niños ricos. La educación no será privilegio de quienes pueden pagarla, ni la policía será la maldición de quienes no puedan comprarla. La justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda.
Una mujer negra será presidenta del Brasil y otra mujer negra será presidenta de los Estados Unidos; una mujer india gobernará
a Guatemala y otra a Perú. 
En Argentina las "Locas de la Plaza de Mayo" serán un ejemplo de salud mental porque ellas se negaron a olvidar, en el tiempo  de la amnesia obligatoria. La Santa Madre Iglesia corregirá algunas erratas en las piedras de Moisés: El sexto mandamiento ordenará: "festejarás tu cuerpo".  El noveno que desconfía del deseo, lo declarará sagrado. La Iglesia también dictará el undécimo mandamiento que se le había olvidado al Señor: "amarás a la naturaleza de la que formas parte."
Todos los penitentes serán celebrantes y no habrá noche que no sea vivida como si fuera la última, ni un día que no sea vivido como si fuera el primero.


Delirar en voz alta

 Mensaje de Eduardo Galeano para América Latina


Cartagena de Indias, Julio de 1997


22 oct. 2011



¿Mi reloj está detenido? No. Pero las agujas no dan la sensación de girar. No mirarlas. Pensar en otra cosa, en cualquier cosa: en este día detrás de mí, tranquilo y coti­diano, a pesar de la agitaciónde la espera.


Enternecimiento del despertar. André estabaencogido sobre la  cama, los ojos cubiertos con una venda, la mano apoyada en lapared, con gesto infantil, como si en la confusión del sueño hubiera necesitado experimentar la solidez del mundo.Me senté en el borde de la cama, apo­yé lamano sobre su hombro. Se arrancó la venda, una sonrisa se dibujó sobre su rostro desconcertado







Simone de Beauvoir





21 oct. 2011


Para ti que gobiernas el país del rencor 
donde todo está inmóvil, 
donde nada se cura. 

Para ti que conviertes 
cada palabra en una cicatriz 
cada recuerdo en una barricada. 

Para ti se inventaron la soberbia y la ira. 

Yo que viví en tu mundo de horas irrevocables 
y golpes sin regreso, 
sé que no existe paz para tu guerra, 
que no hay nada más que pasado en quien nunca habrá olvido. 

Adónde vas a ir, 
si a tu sed de venganza no hay agua que la sacie; 
si no existe victoria que te haga sentir fuerte; 
si tú vives 
como 
quien 
para 
huir 
del 
fuego 
sube 
a la azotea de una torre en llamas. 

Para ti 
cuyos ojos abiertos en las sombras 
son las heridas blancas de la noche. 

Para ti en cuyas manos 
se leen los venenos, 
se clavan para siempre las espinas. 

Para ti se ha inventado la amargura.




La reconrosa
Benjamín Prado





20 oct. 2011


Cómo me hubiera gustado                               
estar en la cama con Walt Whitman,                     
beber en las cantinas de Malcom Lowry                 
o “Bajo el Volcán”.                                   
Procesar a mi manera a Franz Kafka.                   
Observar sigilosa y detenidamente                     
a Francis Bacon.                                       
Estar con Salvador Dalí                               
en una tarde de toros                                 
y tocarle el trasero                                   
mientras pensara en Gala                               
o en Federico García Lorca.                           
Cantarle a Pablo Neruda                               
mis poemas de amor                                     
y otras canciones desesperadas,                       
repetirle “De Profundis”                               
con todos mis secretos sexuales                       
a Oscar Wilde y a su amante maldito.                   
Cómo quisiera estarme riendo                           
junto a Baudelaire                                     
con mis quince años en su cama.                       
Tal vez me hubiera gustado                             
cogerme a Hitler, a Calígula                           
a Napoleón, a vos                                     
y a otros hijos de la gran puta.                       
Filmar con Pier Paolo Passolini                       
un Decamerón diferente.                               
Estar acariciando y besando                           
a Rabindranah Tagore.                                 
Hablar de amor con Juan Ramón Molina.                 
Condenar sin clemencia                                 
a los Jesuitas Pederastas.                             
Echarle en cara a Marlon Brando,                       
el no haberme conocido.                               
Perseguir a Felipe Buchard,                           
a Ezequiel Padilla y a Simón,                         
de cantina en cantina                                 
de barrio en barrio                                   
de santuario en santuario.                             
Conspirar con la sangre latina                         
de Gabriel García Márquez.                             
Desamar a un mílite como Fernando.                     
Respetar a las mujeres de 1+1                         
mas no a todas                                         
- como dice María Ester                               
con la venia de Leslie –                               
Enojarme con Ramón Matta                               
por no haberme invitado nunca a un pase.               
Quisiera mentarle la madre a tu padre,                 
a Nietzsche, a Gorky,                                 
y a Simone de Beauvoir.                               
Respetar aún a Marx, a Lenin,                         
a la lucha de clases.                                 
Y reírme de los comunistas criollos                   
pese a la Perestroika.                                 
No comprender nunca las debilidades de Woody Allen     
Cortarle un huevo a Van Gogh                           
y no la otra oreja.                                   
Romper a llorar, escribir mierdas                     
bailar mambo, salsa y más salsa                       
y jugar con muñecas aún siendo abuela.                 
Pedirle perdón a mi mejor amiga,                       
a Monseñor Santos y a otros Rodríguez,                 
volver a ser buena, cursi y pendeja.                   
Seguir soñando, amando  y fornicando                   
y contar chistes hasta llegar                         
a la hilaridad.                                       
Volar y volar muy lejos                               
hasta encontrar a ese todopoderoso                     
que me hizo a su imagen y a su todo.                   


Amén.                                          



Deseos irreverentes
Juana Pavo





19 oct. 2011



¿Quién los ve andar por la ciudad

si todos están ciegos ?

Ellos se toman de la mano: 
algo habla entre sus dedos, 
lenguas dulces lamen la húmeda palma, 
corren por las falanges, 
y arriba está la noche llena de ojos.


Son los amantes, su isla flota a la deriva

hacia muertes de césped, hacia puertos

que se abren entre sábanas. 
Todo se desordena a través de ellos, 
todo encuentra su cifra escamoteada; 
pero ellos ni siquiera saben que mientras ruedan 
en su amarga arena 
hay una pausa en la obra de la nada, 
el tigre es un jardín que juega.


Amanece en los carros de basura,

empiezan a salir los ciegos,

el ministerio abre sus puertas. 
Los amantes rendidos se miran 
y se tocan una vez más antes de oler el día.


Ya están vestidos, ya se van por la calle.

Y es sólo entonces

cuando están muertos, 
cuando están vestidos, 
que la ciudad los recupera hipócrita 
y les impone los deberes cotidianos.



Los amantes
Julio Cortázar 






18 oct. 2011

¿Deseas que te amen?

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
el rumbo de tu corazón.

Sólo aquello que eres has de ser 
y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
tu gracia, tu bellísimo ser,
serán objeto de elogio sin fin
y el amor... un sencillo deber.





Edgar Allan Poe





17 oct. 2011


Si hubiera sospechado lo que se oye después de muerto, no me suicido.


Apenas se desvanece la musiquita que nos echó a perder los últimos momentos y cerramos los ojos para dormir la eternidad, empiezan las discusiones y las escenas de familia.

¡Qué desconocimiento de las formas! 
¡Qué carencia absoluta de compostura! 
¡Qué ignorancia de lo que es bien morir!

Ni un conventillo de calabreses malcasados, en plena catástrofe conyugal, daría una noción aproximada de las bataholas que se producen a cada instante.

Mientras algún vecino patalea dentro de su cajón, los de al lado se insultan como carreros, y al mismo tiempo que resuena un estruendo a mudanza, se oyen las carcajadas de los que habitan en la tumba de enfrente.

Cualquier cadáver se considera con el derecho de manifestar a gritos los deseos que había logrado reprimir durante toda su existencia de ciudadano, y no contento con enterarnos de sus mezquindades, de sus infamias, a los cinco minutos de hallarnos instalados en nuestro nicho, nos interioriza de lo que opinan sobre nosotros todos los habitantes del cementerio.

De nada sirve que nos tapemos las orejas. Los comentarios, las risitas irónicas, los cascotes que caen de no se sabe dónde, nos atormentan en tal forma los minutos del día y del insomnio, que nos dan ganas de suicidarnos nuevamente.

Aunque parezca mentira —esas humillaciones— ese continuo estruendo resulta mil veces preferible a los momentos de calma y de silencio.

Por lo común, éstos sobrevienen con una brusquedad de síncope. De pronto, sin el menor indicio, caemos en el vacío. 
Imposible asirse a alguna cosa, encontrar una asperosidad a que aferrarse. 
La caída no tiene término. 

El silencio hace sonar su diapasón.
La atmósfera se rarifica cada vez más, y el menor ruidito: una uña, un cartílago que se cae, la falange de un dedo que se desprende, retumba, se amplifica, choca y rebota en los obstáculos que encuentra, se amalgama con todos los ecos que persisten; y cuando parece que ya se va a extinguir, y cerramos los ojos despacito para que no se oiga ni el roce de nuestros párpados, resuena un nuevo ruido que nos espanta el sueño para siempre.
¡Ah, si yo hubiera sabido que la muerte es un país donde no se puede vivir!

Oliverio Girondo



16 oct. 2011





"Todos hemos querido cambiar de vida, todos hemos querido huir alguna vez."



"La vida es el mayor espectáculo del mundo."



 Agua para elefantes
Sara Gruen 





15 oct. 2011



Es la dicha
es la dicha
colmada
interminable
sucediendo sin prisa
con fervor
sin memoria
sin nada más
sin trabas
irrenunciable
absorta.
Es la dicha
y es una
la de los dos
y es grave
y es infinita y es
sin límites
total
eterna

mientras dura.






La dicha
Idea Vilariño



14 oct. 2011



A un cadete acostumbrado a las corridas
la vergüenza ya le pisa los talones
lamentando el precio de sus confesiones
va esquivando ejecutivos por florida
mientras cruza sin mirar las avenidas
se martilla la cabeza sin piedad
vuelve con los ojos llenos de perdón
pero es demasiado tarde
y ella le da un beso
de esos que humillan a la soledad.

Por el centro todos conocen la historia
del mas pillo y la mas bella del condado
y aunque tiene momentos de poca gloria
es un cuento que merece ser contado.


Cuando el amor se tomo unas vacaciones
la vida le dio milonga y el bailo
nunca le dijo que no a otros rock and roles
pero Stifan i Vogan fue testigo
de esa magia que los condeno,
a vivir eternamente entre el tedio y la pasión
el instinto y la razón
entre la perseverancia y la cruel resignación
esa magia que no los va a dejar ser, dos amantes del montón.

Ahora ella va a dos mil por hora por la vida
pisa el freno solo para sus dos críos
el supo hacerse mas compañero del frío
ese que le hacia sangrar por la herida
si hoy la describo, digo profeta mahoma
una vez hecho un trato, ya lo consiguió
el adquirió una filosofía de goma
y zapatos baratos, eso no cambio.

Ninguno de los dos creía en el destino
y este se vengo para hacerse notar
les va poniendo mas piedras en el camino
pero yo me juro fiel testigo de esa magia que en ellos seguirán
compartiendo eternamente.

Entre el tedio y la pasión
el instinto y la razón
entre la perseverancia y la cruel resignación
esa magia que no los va a dejar ser
nunca los va a dejar ser

nunca los va d dejar ser


DOS AMANTES DEL MONTÓN.





Las Pastillas del Abuelo
Historias: http://www.youtube.com/watch?v=6nV0j62BOMs&feature=related