20 oct. 2011


Cómo me hubiera gustado                               
estar en la cama con Walt Whitman,                     
beber en las cantinas de Malcom Lowry                 
o “Bajo el Volcán”.                                   
Procesar a mi manera a Franz Kafka.                   
Observar sigilosa y detenidamente                     
a Francis Bacon.                                       
Estar con Salvador Dalí                               
en una tarde de toros                                 
y tocarle el trasero                                   
mientras pensara en Gala                               
o en Federico García Lorca.                           
Cantarle a Pablo Neruda                               
mis poemas de amor                                     
y otras canciones desesperadas,                       
repetirle “De Profundis”                               
con todos mis secretos sexuales                       
a Oscar Wilde y a su amante maldito.                   
Cómo quisiera estarme riendo                           
junto a Baudelaire                                     
con mis quince años en su cama.                       
Tal vez me hubiera gustado                             
cogerme a Hitler, a Calígula                           
a Napoleón, a vos                                     
y a otros hijos de la gran puta.                       
Filmar con Pier Paolo Passolini                       
un Decamerón diferente.                               
Estar acariciando y besando                           
a Rabindranah Tagore.                                 
Hablar de amor con Juan Ramón Molina.                 
Condenar sin clemencia                                 
a los Jesuitas Pederastas.                             
Echarle en cara a Marlon Brando,                       
el no haberme conocido.                               
Perseguir a Felipe Buchard,                           
a Ezequiel Padilla y a Simón,                         
de cantina en cantina                                 
de barrio en barrio                                   
de santuario en santuario.                             
Conspirar con la sangre latina                         
de Gabriel García Márquez.                             
Desamar a un mílite como Fernando.                     
Respetar a las mujeres de 1+1                         
mas no a todas                                         
- como dice María Ester                               
con la venia de Leslie –                               
Enojarme con Ramón Matta                               
por no haberme invitado nunca a un pase.               
Quisiera mentarle la madre a tu padre,                 
a Nietzsche, a Gorky,                                 
y a Simone de Beauvoir.                               
Respetar aún a Marx, a Lenin,                         
a la lucha de clases.                                 
Y reírme de los comunistas criollos                   
pese a la Perestroika.                                 
No comprender nunca las debilidades de Woody Allen     
Cortarle un huevo a Van Gogh                           
y no la otra oreja.                                   
Romper a llorar, escribir mierdas                     
bailar mambo, salsa y más salsa                       
y jugar con muñecas aún siendo abuela.                 
Pedirle perdón a mi mejor amiga,                       
a Monseñor Santos y a otros Rodríguez,                 
volver a ser buena, cursi y pendeja.                   
Seguir soñando, amando  y fornicando                   
y contar chistes hasta llegar                         
a la hilaridad.                                       
Volar y volar muy lejos                               
hasta encontrar a ese todopoderoso                     
que me hizo a su imagen y a su todo.                   


Amén.                                          



Deseos irreverentes
Juana Pavo





4 comentarios:

  1. En casa de isza lo leí yo.

    Cambiaria algún personaje, pero me sería facil hacer un listado parecido.

    De volver a ser cursi y pendejo, nada. Bueno creo que nunca lo fui.

    ResponderEliminar
  2. Irreverente y maravilloso, hasta llegar a ese punto.

    ResponderEliminar
  3. Pero de nada nena! =)

    Es maravilloso, yo creo que como Guille le cambiaría algunos personajes, este poema como que va con la pelicula "media noche en París" o por lo menos me hace pensar en ella...

    Besos!!

    ResponderEliminar