31 dic. 2012


  



noche que te vas
dame la mano
obra de ángel bullente
los días se suicidan
¿por qué?
noche que te vas
buenas noches


 Algo

Alejandra Pizarnik
De ”La última inocencia”  fue su segundo libro de poemas, editado en 1956.



















30 dic. 2012



Esmeradamente sintonizado con 
La canción de un pez 
Estaba en la cocina 
A medio camino de la locura 
Soñando con la España 
De Hemingway. 

Hace bochorno, como se suele decir, 
No puedo respirar; 
Cagué y 
leí las páginas de deportes, 
abrí la heladera 
Vi un pedazo de carne 
Morada 
Y la volví a dejar 
Ahí. 

El lugar en el que encontrar el centro 
Es en el límite 
Ese repiqueteo en el cielo 
No es más que una cañería 
Que vibra. 

Cosas terribles avanzan por las 
Paredes; flores de cáncer crecen 
En el porche; a mi gato blanco 
Le arrancaron un ojo 
Y sólo quedan 7 días 
De carreras de la temporada veraniega. 

La bailarina nunca llegó del 
Club Normandy 
Y Jimmy no trajo a la 
Furcia, 
Pero hay una postal desde 
Arkansas 
Y un impreso retornable de food King: 
10 días gratis en Hawai, 
Todo lo que hay que hacer 
Es rellenarlo 
Pero no quiero ir a 
Hawai 
Quiero la furcia con ojos de pelicano 
Ombligo de bronce 
Corazón de marfil. 

Saco el pedazo de carne 
Morada, 
Lo echo a la 
Sartén. 
Entonces suena el teléfono. 
Caigo sobre una rodilla 
Y ruedo bajo 
La mesa. Ahí me quedo 
Hasta que deja de sonar. 
Después me levanto y 
Pongo 
La radio. 

No me extraña que Hemingway fuera 
Un borracho, ¡maldita España! 
Yo tampoco puedo 
Soportarla. 
Hace un bochorno 
Tan grande. 


LA VIDA FELIZ DE LOS CANSADOS

                                    Charles Bukowski




















29 dic. 2012

28 dic. 2012



Su idilio fue una larga sonrisa a cuatro labios... 
En el regazo cálido de rubia primavera 
amáronse talmente que entre sus dedos sabios 
palpitó la divina forma de la quimera. 

En los palacios fúlgidos de las tardes en calma 
hablábanse un lenguaje sentido como un lloro, 
y se besaban hondo hasta morderse el alma!... 
Las horas deshojáronse como flores de oro, 
y el destino interpuso sus dos manos heladas... 

¡Ah! los cuerpos cedieron, más las almas trenzadas 
son el más intrincado nudo que nunca fue... 
En lucha con sus locos enredos sobrehumanos 
las furias de la vida se rompieron las manos 
y fatigó sus dedos supremos Ananké.


El nudo

Delmira Agustini

















27 dic. 2012



Te he dejado pensando en muchas cosas, pero ojalá pienses un poco en mí.



Mario Benedetti













26 dic. 2012



Diremos, pues, que estoy loco. Concedo, por lo menos, que hay dos estados distintos en mi existencia mental: el estado de razón lúcida, que no puede discutirse y pertenece a la memoria de los sucesos de la primera época de mi vida, y un estado de sombra y duda, que pertenece al presente y a los recuerdos que constituyen la segunda era de mi existencia. Por eso, creed lo que contaré del primer período, y, a lo que pueda relatar del último, conceded tan sólo el crédito que merezca; o dudad resueltamente, y, si no podéis dudar, haced lo que Edipo ante el enigma.





 Eleonora (fragmento)
Edgar Alan Poe 
















25 dic. 2012

20 dic. 2012



"La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón".
Magdalena Martínez  


"La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido".
Leonard Bernstein 


"El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos".
Oscar Wilde













19 dic. 2012



Con esta soledad

alevosa
tranquila
con esta soledad
de sagradas goteras
de lejanos aullidos
de monstruos de silencio
de recuerdos al firme
de luna congelada
de noche para otros
de ojos bien abiertos

con esta soledad

inservible
vacía

se puede algunas veces
entender
el amor.


Mario Benedetti















18 dic. 2012



Aunque hoy cumplas
trescientos treinta y seis meses
la matusalénica edad no se te nota cuando
en el instante en que vencen los crueles
entrás a averiguar la alegría del mundo
y mucho menos todavía se te nota
cuando volás gaviotamente sobre las fobias
o desarbolás los nudosos rencores
buena edad para cambiar estatutos y horóscopos
para que tu manantial mane amor sin miseria
para que te enfrentes al espejo que exige
y pienses que estás linda
y estés linda

casi no vale la pena desearte júbilos
y lealtades
ya que te van a rodear como ángeles o veleros
es obvio y comprensible
que las manzanas y los jazmines
y los cuidadores de autos y los ciclistas
y las hijas de los villeros
y los cachorros extraviados
y los bichitos de san antonio
y las cajas de fósforo
te consideren una de los suyos
de modo que desearte un feliz cumpleaños
podría ser tan injusto con tus felices
cumpledías

acordate de esta ley de tu vida
si hace algún tiempo fuiste desgraciada
eso también ayuda a que hoy se afirme
tu bienaventuranza
de todos modos para vos no es novedad
que el mundo
y yo
te queremos de veras
pero yo siempre un poquito
más que el mundo.




Mario Benedetti














17 dic. 2012



es así cómo los que nos iluminan son los ciegos.
Así es como alguien, sin saberlo, llega a mostrarte irrefutablemente un camino que por su parte sería incapaz de seguir. La Maga no sabrá nunca cómo su dedo apuntaba hacia la fina raya que triza el espejo, hasta qué punto ciertos silencios, ciertas atenciones absurdas, ciertas carreras de ciempiés deslumbrado eran el santo y seña para mi bien plantado estar en mí mismo, que no era estar en ninguna parte. En fin, eso de la fina raya... Si quieres ser feliz como me dices / No poetices, Horacio, no poetices. 


Visto objetivamente: Ella era incapaz de mostrarme nada dentro de mi terreno, incluso en el suyo giraba desconcertada, tanteando, manoteando. Un murciélago frenético, el dibujo de la mosca en el aire de la habitación. De pronto, para mí sentado ahí mirándola, un indicio, un barrunto. Sin que ella lo supiera, la razón de sus lágrimas o el orden de sus compras o su manera de freír las papas eran signos.


Morelli hablaba de algo así cuando escribía: "Lectura de Heisenberg hasta mediodía, anotaciones, fichas. El niño de la portera me trae el correo, y hablamos de un modelo de avión que está armando en la cocina de su casa. Mientras me cuenta da dos saltitos sobre el pie izquierdo, tres sobre el derecho, dos sobre el izquierdo Le pregunto por qué dos y tres, y no dos y dos o tres y tres. Me mira sorprendido, no comprende.Sensación de que Heisenberg y yo estamos del otro lado de un territorio, mientras que el niño sigue todavía a 
caballo, con un pie en cada uno, sin saberlo, y que pronto no estará más que de nuestro lado y toda comunicación se habrá perdido. ¿Comunicación con qué, para qué? En fin, sigamos leyendo; a lo mejor Heisenberg..."





Julio Cortázar




















16 dic. 2012


"El que escucha música siente que su soledad, de repente, se puebla".


Robert Browning 



















15 dic. 2012



Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.


Instrucciones para subir una escalera
Julio Cortázar














14 dic. 2012




Se me ocurre que vas a llegar distinta
no exactamente mas linda,
ni mas fuerte, ni mas dócil,
ni mas cauta,
tan solo que vas a llegar distinta.

Como si esta temporada de no verme
te hubiera sorprendido a vos también,
quizás porque sabés
como te pienso y te enumero,
después de todo la nostalgia existe.

Aunque no lloremos
en los andenes fantasmales
ni sobre las almohadas de candor,
ni bajo el cielo opaco,
yo nostalgio,
tu nostalgias
y como me revienta que él nostalgie.

Tu rostro es la vanguardia,
tal vez llega primero
porque lo pinto en las paredes
con trazos invisibles y seguros.
No olvides que tu rostro
me mira como pueblo,
sonríe, rabia y canta como pueblo
y eso te da una lumbre inapagable.

Ahora no tengo dudas,
vas a llegar distinta y con señales,
con nuevas, con hondura, con franqueza
se que voy a quererte sin preguntas
se que vas a quererme sin respuestas.

Bienvenida

Mario Benedetti










 

13 dic. 2012



Puede ser que una vez/ en un desvelo
descubramos que el mundo es una fiesta
y encontremos al fin
esa respuesta que desde siempre
nos esconde el cielo

puede ser que una noche / en algún vuelo
ganemos sin querer alguna apuesta
y advirtamos que un alma está dispuesta
a servirnos de paz y de consuelo

puede ser que el transcurso de los años
nos vaya proponiendo otra corriente
dejándonos con suerte y sin extraños
y aunque en la piel nos queden cicatrices
desde el viejo pasado hasta el presente
puede ser que logremos ser felices.



Mario Benedetti