21 oct. 2011


Para ti que gobiernas el país del rencor 
donde todo está inmóvil, 
donde nada se cura. 

Para ti que conviertes 
cada palabra en una cicatriz 
cada recuerdo en una barricada. 

Para ti se inventaron la soberbia y la ira. 

Yo que viví en tu mundo de horas irrevocables 
y golpes sin regreso, 
sé que no existe paz para tu guerra, 
que no hay nada más que pasado en quien nunca habrá olvido. 

Adónde vas a ir, 
si a tu sed de venganza no hay agua que la sacie; 
si no existe victoria que te haga sentir fuerte; 
si tú vives 
como 
quien 
para 
huir 
del 
fuego 
sube 
a la azotea de una torre en llamas. 

Para ti 
cuyos ojos abiertos en las sombras 
son las heridas blancas de la noche. 

Para ti en cuyas manos 
se leen los venenos, 
se clavan para siempre las espinas. 

Para ti se ha inventado la amargura.




La reconrosa
Benjamín Prado





3 comentarios:

  1. Mira donde encuentro a mi poeta de cabecera.

    Excelente poema del libro Marea Humana, ganador del premio de poesía generación del 27.

    Muy recomendable.

    No me gustan nada las personas rencorosas, las veo y huyo.

    ResponderEliminar
  2. grossisima disección del rencor, tan odioso sentimiento
    beso

    ResponderEliminar