18 oct. 2011

¿Deseas que te amen?

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
el rumbo de tu corazón.

Sólo aquello que eres has de ser 
y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
tu gracia, tu bellísimo ser,
serán objeto de elogio sin fin
y el amor... un sencillo deber.





Edgar Allan Poe





5 comentarios:

  1. Nunca había pensado en el amor como deber. Pero puede ser, que algunos están (estamos) faltando a su deber.

    ResponderEliminar
  2. Y yo que pensaba que amar era precisamente extraviar ese rumbo....Pero quizás tenga razón Poe, y realmente es cuando no amamos cuando perdemos el rumbo del corazón...Beso, Nina

    ResponderEliminar
  3. Así quiero que me quieran, por como soy.

    Y no como debo ser.

    ResponderEliminar