29 oct. 2011


¡Todo era amor, amor!
No había nada más que amor.
En todas partes se encontraba amor.
No se podía hablar más que de amor.
Amor pasado por agua, a la vainilla,
amor al portador, amor a plazos.
Amor analizable, analizado.
Amor ultramarino.
Amor ecuestre.
Amor de cartón piedra, amor con leche...
lleno de prevenciones, de preventivos;
lleno de cortocircuitos, de cortapisas.
Amor con una gran M,
con una M mayúscula,
chorreado de merengue,
cubierto de flores blancas...
Amor espermatozoico, esperantista.
Amor desinfectado, amor untuoso...
Amor con sus accesorios, con sus repuestos;
con sus faltas de puntualidad, de ortografía;
con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.
Amor que incendia el corazón de los orangutanes,
de los bomberos.
Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas,
que arranca los botones de los botines,
que se alimenta de encelo y de ensalada.
Amor impostergable y amor impuesto.
Amor incandescente y amor incauto.
Amor indeformable. Amor desnudo.
Amor-amor que es, simplemente, amor.
Amor y amor... ¡y nada más que amor!



¡Todo era amor!
Oliverio Girondo




8 comentarios:

  1. entre el amor con leche
    y ese paraguas del que llueven corazoncitos
    me morí de amor
    girondo me mata de amor!!!!!
    besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Olé por Girondo! ¡Olé por ti, que eres toda amor!

    Mucha luz, bella :D

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho por eso lo copié y lo puse también en mi blog.
    Gracias por compartirlo.

    Besos mil.

    ResponderEliminar
  4. Cuando todos los caminos conducen a Roma no podemos más que buscar a Roma dentro de nosotros.

    Un beso gigantón Nina.

    ResponderEliminar
  5. Oliverio. Uno de los más grandes. Uno de los que más admiro ~

    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  6. amor, amor, amor, siempre se trata del amor.

    y amo a Oliverio.

    besos.

    ResponderEliminar
  7. La mejor forma de mirar el mundo.
    Hermoso! Un beso grande =)

    ResponderEliminar