5 abr. 2013



Hasta ese momento había creído que podía permitirse el lujo de recordar melancólicamente ciertas cosas, evocar a su hora y en la atmósfera adecuada determinadas historias, poniéndoles fin con la misma tranquilidad con que aplastaba el pucho en el cenicero.




Julio Cortázar

























2 comentarios:

  1. Yo conozco el peligro pero no puedo evitar recordar melancólicamente ciertas cosas.

    ResponderEliminar