4 jul. 2011

Llorar a lágrima viva.
Llorar a chorros.
Llorar la digestión.
Llorar el sueño.
Llorar ante las puertas y los puertos.
Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas,
las compuertas del llanto.
Empaparnos el alma, la camiseta.
Inundar las veredas y los paseos,
y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando.
Festejar los cumpleaños familiares, llorando.
Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo.
si es verdad que los cacuíes y los cocodrilos
no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien.
Llorarlo con la nariz, con las rodillas.
Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría.
Llorar de frac, de flato, de flacura.
Llorar improvisando, de memoria.
¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

 

Oliverio Girondo


8 comentarios:

  1. Tambien lo publique ya en mi blog! veo que nos gustan algunas cosas parecidas...al menos Oliverio!!!
    besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Llorar a moco tendido, claro que si. Sacarlo todo afuera!

    ResponderEliminar
  3. este es para mi, no, nina?
    jajaa
    es mio, verdad? verdad que oliverio se inspiró en la que yo sería?
    ;)

    besotes, nena!

    ResponderEliminar
  4. Lo que me gusta este poema!!!!!!!

    Gracias por este regalito, casi me dio una calidez, hoy tan necesaria...

    ResponderEliminar
  5. Ser una lágrima viva!
    Grande Girondo ♥

    ResponderEliminar
  6. ¿Así, como dijo Moria?

    A mi no me sale ya. Creo que no es bueno.

    ResponderEliminar
  7. cada milímetro del cuerpo cada lágrima.
    palabras girondo

    ResponderEliminar