8 jun. 2011


"Un sentimiento de profundo pero singularísimo afecto me inspiraba mi amiga Morella. Llegué a conocerla por casualidad hace muchos años, y desde nuestro primer encuentro mi alma ardió con fuego hasta entonces desconocido; pero el fuego no era de Eros, y amarga y torturadora para mi espíritu fue la convicción gradual de que en modo alguno podía definir su carácter insólito o regular su vaga intensidad. Sin embargo, nos conocimos y el destino nos unió ante el altar, y nunca hablé de pasión, ni pensé en el amor. Ella, no obstante, huyó de la sociedad y, apegándose tan sólo a mí, me hizo feliz. Es una felicidad maravillarse, es una felicidad soñar."



Morella
Edgar Allan Poe









8 comentarios:

  1. Poe llegó antes que Cortázar... aunque ambos debieron de haberse conocido en algún otro tiempo que se nos escapa. Maestro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. "Es una felicidad maravillarse, es una felicidad soñar"

    Esa es la gen te que suele gustarme.

    La que sabe soñar.

    ¡¡¡La que sabe maravillarse!!!

    ResponderEliminar
  3. Nunca hay que dejar de soñar!.

    ResponderEliminar
  4. E. A. Poe... que se puede decir de el? Simplemente es un maestro.

    Genial entrada.

    un beso,
    Facu.

    ResponderEliminar
  5. Soñar esa magia... vivirla.. GENIAL! un besote!

    ResponderEliminar
  6. Nina y sus maravillosas y tan acertadas entradas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. excelente fragmento!
    poe es... uffff indescriptible!

    y hace dias y dias que vengo pensando en el tema del destino... pero dias y dias y dias... je

    besotes!

    ResponderEliminar