12 ago. 2013

.



"Cuando quiero a alguien de verdad, no me gusta decir su nombre a nadie. Es como ceder una parte de él. (...)Es una mala costumbre, lo confieso; pero no deja de traer cierto elemento novelesco a la vida de uno."

























2 comentarios:

  1. Hay algo de superstición en eso, también de maravilla, como el cuidado de un tesoro. Un abrazo.

    ResponderEliminar