7 oct. 2011



Me he vuelto demasiado sensata

comprensiva abnegada
perfecta hasta la náusea.
Te dejo que te pasees con tu aire de semental
al baño a la cocina a por un poco de agua.
Si me preguntas
te digo que sí para no entrar en detalles
para que duermas tranquilo y rindas en la oficina.
La mentira es a menudo más fácil y espontánea
como estar juntos.
Es cómodo mi cuerpo,
tiene esquinas redondeadas
y formas ergonómicas
(sin hablar de lo mucho que abriga
y lo poco que pesa).
No pide nada, no hace preguntas
prefiere no saber.
Acolchado de amor
hace tiempo que no siente la cabeza.





Miriam Reyes 





6 comentarios:

  1. "perfecta hasta la náusea" linda expresión.
    después miro la foto y ya la náusea me la da el vértigo.

    ResponderEliminar
  2. que viva la mujer en todas sus formas

    ResponderEliminar
  3. Olvidar la cabeza tiene esas cosas.

    se vive para el otro, se es perfecta para el otro.

    Solo se es con el otro.

    Mejor usar la cabeza para todo y el cuerpo para el placer.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la mentira es un camino rapido y corto, que no da el placer de haber llegado despues de un camino larguisimo...

    nose si tiene que ver, pero me hizo pensar esa frasecita del texto.

    besos,
    Facu.

    ResponderEliminar
  5. ergonómica... eso me gusto no es solo ideal para el trabajo si no para el otro

    ResponderEliminar