30 sept. 2011


"Sacó del bolsillo derecho de su chaqueta su "humilde" invento: era un reloj de bolsillo, pero sabía cuándo estabas contento y entonces se paraba por sí solo alargando hasta el infinito ese momento de felicidad. Cuando no estabas alegre, las agujas del reloj corrían a toda prisa y tu te asombrabas, por Dios, que rápido pasa el tiempo y tus preocupaciones pasaban en un abrir y cerrar de ojos. Luego, por la noche, cuando tu dormías pacíficamente junto a tu reloj, aquella cosita que palpitaba pacientemente con su tic tac, compensaba por sí misma los atrasos y los adelantos. Y por la mañana te levantabas como todo el mundo, como si no hubiera pasado nada"



La vida Nueva
Ohran Pamuk


Tomado prestado de  




7 comentarios:

  1. Gran sonrisa al salir de aquí, siempre tú tan certera.

    M.

    ResponderEliminar
  2. Que lindo invento... un tic tac, y que venga la felicidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. (Soy Guillermo Rossini) ¡Que buen fragmento! Mi reloj es mi mujer. Ella hace que mi tiempo viva.

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo. Un tiempo-amigo que nos acompaña.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. me pido uno de esos.

    ¿donde se recogen?

    ResponderEliminar
  6. Sería perfecto si también retrocediera en el tiempo para que pudieras vivir una y otra vez los momentos por los que de verdad sientes que vivir merece la pena.

    ResponderEliminar