28 jun. 2011



Unos besan las sienes, otros besan las manos,
otros besan los ojos, otros besan la boca.
Pero de aquél a éste la diferencia es poca.
No son dioses, ¿qué quieres?, son apenas humanos.

Pero, encontrar un día el espíritu sumo,
la condición divina en el pecho de un fuerte,
el hombre en cuya llama quisieras deshacerte
¡como al golpe de viento las columnas de humo!

La mano que al posarse, grave, sobre tu espalda,
haga noble tu pecho, generosa tu falda,
y más hondos los surcos creadores de tus senos.

¡Y la mirada grande, que mientras te ilumine
te encienda al rojoblanco, y te arda, y te calcine
hasta el seco ramaje de los pálidos huesos!


Pasión
Alfonsina Storni







11 comentarios:

  1. Yo ya tengo la falda generosa. Sólo me falta la mano sobre la espalda...Bonito
    Beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasar por mi blog, porque de otra manera no hubiera descubierto el tuyo.

    Precioso, te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Saludos en este hermoso martes de invierno!

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me gusta tu espacio! ¿Ya te lo había dicho antes, muñeca?


    ¡Muá!

    ResponderEliminar
  5. Siempre tanta pasión en los escritos de Alfonsina, hermoso!
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Quiero deshacerme... Un abrazo grande Nina! Me gusta esta Pasión de Alfonsina.

    ResponderEliminar
  7. ¡como al golpe de viento las columnas de humo!
    Muy bueno. Besos, Nina

    ResponderEliminar
  8. Encontrar eso es tener toda la suerte del mundo.
    No resulta fácil.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. pasión, desde luego que sí, de la que arde y te quema. besos

    ResponderEliminar