29 jun. 2011

Ellos tienen razón esa felicidad
al menos con mayúscula no existe
ah pero si existiera con minúscula
seria semejante a nuestra breve presoledad.

Después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad.
Ya se que es una pobre deformación
pero lo cierto es que en ese durable
minuto uno se siente solo en el mundo.
Sin asideros, sin pretextos
sin abrazos, sin rencores
sin las cosas que unen o separan
y en es sola manera de estar solo
ni siquiera uno se apiada de uno mismo.
Los datos objetivos son como sigue.
Hay diez centímetros de silencio
entre tus manos y mis manos una
frontera de palabras no dichas
entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste
entre tus ojos y mis ojos claro
que la soledad no viene sola.
Si se mira por sobre el hombro mustio
de nuestras soledades se vera un
largo y compacto imposible un sencillo
respeto por terceros o cuartos
ese percance de ser buenagente.
Después de la alegría
Después de la plenitud
Después del amor
Viene la soledad.
Conforme pero
que vendrá después
de la soledad.
A veces no me siento tan solo
si imagino mejor dicho si se
que mas allá de mi soledad y de
la tuya otra vez estas vos
aunque sea preguntándote a solas
que vendrá después de la soledad.



Mario Benedetti



13 comentarios:

  1. Eso es lo realmente malo, cuando después de la soledad vienen las preguntas; prefiero las soledades en silencio, son menos dramáticas, y mucho más productivas. Besos

    ResponderEliminar
  2. Soledades...Una de las mejores descripciones de ese estado que leí en mi vida junto con mi otro genio querido de don Ernesto en el Tunel. Besos, Nina.

    ResponderEliminar
  3. "y en es sola manera de estar solo
    ni siquiera uno se apiada de uno mismo."

    somos feroces, verdad?
    con nosotros, peores que con nadie...

    besos, queridisima!

    ResponderEliminar
  4. Esa felicidad al menos con MAYUSCULAS no existe. Muy bueno el poema.

    que vendrá despues de a soledad? hay algo despues de eso?

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. "Después da la alegria
    Despué de la plenitud
    Después del amor
    Viene la soledad"
    Muy bueno este poema, yo lo veo ... es tan hermoso y tan triste y tan solo, como yo. Me encanta este blog, me gusta poner, como varios poemas y textos redescubiertos perdido en mi memoria, sé que los demás también. Felicidades, este blog es genial.
    ps. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  6. De golpe se me hace tan familiar esa soledad.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
  7. "Hay diez centímetros de silencio
    entre tus manos y mis manos una
    frontera de palabras no dichas
    entre tus labios y mis labios"

    basta, me costo un huevo seguir leyendo despues de eso...

    No era el mejor momento para que lo lea, jeje.


    Un beso,
    Facu,

    ResponderEliminar
  8. Reconocí a Benedetti sin terminar de leer el poema, es inmenso y precioso, un beso Nina.

    ResponderEliminar
  9. Creo que el hallazgo es el tono de monólogo interior que logra, y los diez centímetros de silencio entre tus manos y las mías, se roba las palmas.
    Salud

    ResponderEliminar
  10. La soledad, a veces pesa... y a veces sirve...
    Que bueno tener a quien preguntarle, de soledad a soledad, que vendrá después de la soledad...
    Buen miércoles casi jueves! Un beso grande!

    ResponderEliminar
  11. Yo me quedo con el final del poema, quiero decir que me identifico plenamente con él. A veces con saber (o imaginar) que la otra está, que existe, no se siente uno solo.

    No le tuve mucho aprecio, pero bueno, reconozco que estuvo grande aquí.

    Gracias
    Juan C.

    ResponderEliminar
  12. "Hay diez centímetros de silencio
    entre tus manos y mis manos una
    frontera de palabras no dichas
    entre tus labios y mis labios
    y algo que brilla así de triste
    entre tus ojos y mis ojos"

    HAY POR DIOSSS... SI EL ESCUCHARA...

    Besote Nina!

    ResponderEliminar
  13. Siempre despues de todo viene la soledad, aqui es el lugar de nuestros encuentros y despedidas...siempre, luego, la soledad.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar