30 may. 2011


"Nuestras escenas de amor eran mudas e intensas, un desvanecimiento a las profundidades de la inmovilidad. Fanny era toda languidez y sumisión, y yo me enamoré de la suavidad de su piel, de la forma en que cerraba los ojos siempre que yo me acercaba a ella silenciosamente por detrás y la besaba en la nuca. Durante las dos primeras semanas no deseé nada más. Tocarla era suficiente, y yo vivía para el ronroneo casi inaudible que salía de su garganta, para sentir que su espalda se arqueaba lentamente contra las palmas de mis manos."

Leviatán
Paul Auster






12 comentarios:

  1. Que delicia. Puedo ver como cierra los ojos cuando...es una delicadeza.

    ResponderEliminar
  2. (estuve aquí pero no supe qué decir)

    un beso

    ResponderEliminar
  3. la espalda arqueándose ante el roce de las manos es una gran figura!
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Apasionante relato, un grato placer leerte.
    te dejo mi saludo y feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bien hace leer algo así...
    me hace creer en el amor!!!!

    Gracias dulce criatura por traer esto hasta aquí!

    ResponderEliminar
  6. mmmh, pude sentir el escalofrío en la espalda al contacto de sus manos. me encantó!
    beso

    ResponderEliminar
  7. Describe estupendamente ese momento que alguna vez tuvimos la suerte de vivir.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://basta-fuerte-radio.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  9. frases escritas en cuadernos rojos

    ResponderEliminar
  10. Amo tu blogg, me encantan cada una de tus publicaciones te sigo a diario, un beso grande.

    ResponderEliminar