8 jul. 2013


"Las palabras se conducen como seres caprichosos y autónomos. Siempre dicen "esto y lo otro" y, al mismo tiempo, "aquello y lo de más allá". El pensamiento no se resigna; forzado a usarlas, una y otra vez pretende reducirlas a sus propias leyes; y una y otra vez el lenguaje se rebela y rompe los diques de la sintaxis y del diccionario. Léxicos y gramáticas son obras condenadas a no terminarse nunca. El idioma está siempre en movimiento,aunque el hombre, por ocupar el centro del remolino, pocas veces se da cuenta de este incesante cambiar."


Octavio Paz


























2 comentarios:

  1. el lenguaje es motivo de grandes malentendidos, conviene ser fiel al mensaje, que a veces no cabe en las palabras y necesita otros medios, como la luz, la música o el color mismo...somos lo que pensamos, pero cada uno lo expresa de forma distinta.

    un beso

    ResponderEliminar