23 jul. 2013

Cuando por la calle, en el mercado o no importa dónde, le decían que era hermosa, enrojecía, un poco turbada, y después estallaba en risas: «Es la risa loca», decía, «la tenía ya desde pequeña y no termina nunca. Es más fuerte que yo, más fuerte que las lágrimas que jamás vertí.» Y habiéndome cogido, a mi turno, la risa loca, ella agregaba: «¿Ves? Es contagiosa. Hay algunos que contraen el frío, otros, la alegría...»


Jacques Prévert,
en Infancia, traducción de Cristina Peri Rossi .

MUCHISIMAS GRACIAS:  Mariana Finochietto









































No hay comentarios:

Publicar un comentario