11 jul. 2013

.




Vuelvo a mentir con gracia,
me inclino respetuoso ante el espejo
que refleja mi cuello y mi corbata.
Creo que soy ese señor que sale
todos los días a las nueve. 
Los dioses están muertos uno a uno en largas filas
de papel y cartón. 
No extraño nada, ni siquiera a ti
te extraño. Siento un hueco, pero es fácil 
un tambor: piel a los dos lados.
A veces vuelves en la tarde, cuando leo
cosas que tranquilizan: boletines, 
el dólar y la libra, los debates
de Naciones Unidas. Me parece
que tu mano me peina. ¡No te extraño! 
Sólo cosas menudas de repente me faltan 
y quisiera buscarlas: el contento,
y la sonrisa, ese animalito furtivo
que ya no vive entre mis labios.



Ganancias y pérdidas
Julio Cortázar

1 comentario:

  1. .. y tanto siempre para nada,

    esa presencia benévola del siempre, creo que Julio la tendría por animalito avieso sí, pero con el que sabía dialogar.... alejar de los propios labios.

    Abrazos Nina.

    ResponderEliminar