27 jun. 2013



Dejó a un lado el bolso y el paraguas
y todos sus objetos personales,
pero siguió sonando, insistente,
el detector de metales.
Nunca se puede esconder del todo,
señora,
un corazón blindado.

Alfonso Brezmes




















3 comentarios: