25 mar. 2013



Sostengo con dos manos la esperanza
porque sé que es el único aliento
que vive a la intemperie.

Y no escondo mi palabra
salgo a vivir con el alma descubierta.

El corazón que no canta
no ejerce su oficio con altura.



Roberto Jorge Santoro
























2 comentarios:

  1. El corazón es un pájaro. Su música nos conmueve tanto como su plumaje...Bonitos versos. Bico

    ResponderEliminar