22 feb. 2013



Hay ríos metafísicos, ella los nada como esa golondrina está nadando en el aire, girando alucinada en torno al campanario, dejándose caer para levantarse mejor con el impulso. Yo escribo y defino y deseo esos ríos, ella los nada. Yo los busco, los encuentro, los miro desde el puente, ella los nada. Y no lo sabe, igualita a la golondrina. No necesitaba saber como yo, puede vivir en el desorden sin que ninguna conciencia de orden la retenga. Ese desorden que es su orden misterioso, esa bohemia del cuerpo y el alma que le abre de par en par las verdaderas puertas.



Rayuela
Julio Cortázar


















4 comentarios:

  1. Perfecto!
    Gracias por compartir tantas maravillas de estos monstruos de la literatura y demás.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. adoro este trocito que compartes!!
    mil gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de libro, es simplemente perfecto.

    ResponderEliminar