4 ene. 2013



Regalos insignificantes como un beso en un momento inesperado o un papel escrito a las apuradas. Pueden ser valorados más que una joya.





Julio Cortázar





















5 comentarios: