11 ene. 2013



Cuando sonríes,
los goces furtivos,
las noches de insomnio,
los leves silencios y la risa loca
se adhieren al labio como un beso que huye.
Desde tus ojos
resbala tu infancia como un día de lluvia,
y esa impertinente voluntad de ser,
que no parpadea.
Luego, muerdes la tristeza como una manzana,
y apenas la acabas
te llenas la boca con una sonrisa,
que es todo un tratado de melancolía.

Clotilde Tambroni



GRACIAS 
Mariana Finochietto




















2 comentarios: