2 ago. 2012


"Entro en una librería desconocida.

Me dirijo a los anaqueles coloreados, 

llena de curiosidad y tensa emoción.

La esperanza de hallar «algo nuevo» 

es quebrada por la voz del empleado 

que me pregunta qué títulos busco.

No sé qué decirle.

Al final, recuerdo uno.

No está.

Hubiese querido seguir mirando,

pero sentía sobre mí el peso de esa mirada comerciante,

tan estrecha y desaprobadora ante alguien que 

«no sabe» lo que quiere.

¡Siempre lo mismo! 

¡Siempre hay que aparentar la posesión de un fin! ¡Siempre el camino rectamente marcado!"



Alejandra Pizarnik











7 comentarios:

  1. realmente bello. Lo bueno de leer entre otras cosas, es que siempre se lee de nuevo porque no somos los mismos

    ResponderEliminar
  2. Disfruté la lectura de sus Diarios con esas observaciones y protestas tan cotidianas y compartidas.

    ResponderEliminar
  3. Excelente!Odio al mirada comerciante y sobre todo en una libreria donde es hermoso recorrer,mirar, encontrar algo nuevo, distinto, algo que ni siquiera estabamos buscando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. me encanta!!!
    tu mezcla de alejandra (la adoro! la adoro! la adoro!) y la imagen de marilyn (también la adoro!!) me ha encantado!!
    mil gracias por compartirla!!
    besos!!

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo que alguna vez intenté hacer una entrada que hablara de mi consigna PARA LOS LIBROS, POSESION... después colgué. Hay amores eternos y no hay nada más lindo que entrar a una biblioteca ajena, a una librería y salir con un libro nuevo bajo el brazo.

    ResponderEliminar