12 jun. 2012


“Desocupado lector: 
sin juramento me podrás creer que quisiera que este libro, 
como hijo del entendimiento, 
fuera el más hermoso,
el más gallardo 
y más discreto que pudiera imaginarse. 
Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza; 
que en ella cada cosa engendra su semejante. 
Y así, ¿qué podrá engendrar el estéril y mal cultivado ingenio mío, sino la historia de un hijo seco, 
avellanado, 
antojadizo 
y lleno de pensamientos varios 
y nunca imaginados 
de otro alguno bien como quien se engendró en una cárcel, 
donde toda incomodidad tiene su asiento 
y donde todo triste ruido hace su habitación?.“


Miguel de Cervantes
Don Quijote de La Mancha



Obra escultórica del Quijote de Carlos Regazzoni


En la Ciudad de Azul "Ciudad cervantina de la Argentina"





















6 comentarios:

  1. Ja! Qué hermosura y qué bueno que nos recuerdes el Quijote. Siempre está bien traerlo a cuento...es casi una necesidad impeativa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Uy! Después de babearme leyendo al quijote, me entretuve y hasta me emocioné con palabras como las de Janís, Simone y todo ese maravilloso margen.

    Vengo de lo de Lila, allá me gustó el comentario que dejaste, más que nada el remate y me vine detrás de él.
    Un gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡MIL GRACIAS!! :)

      ¡BIENVENIDA!

      Un gusto también

      ¡Besote!

      Eliminar
  3. nunca me voy, siempre anda Nina en el aire jaja. Vos siempre tan cálida :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja es cierto :)

      ¡¡GRACIAS, igualmente!!

      ¡Besote gigante!

      Eliminar