30 jun. 2012


Desnudas
recorriendo el cielo 
de las que no saben 
a donde queda el infierno.


Inventamos el lenguaje 
de las que no tienen nombre 
cantando canciones de agua 
sobre nuestras pieles.


A nadie pedimos permiso 
para tocar 
de norte a sur 
estas tierras nuestras.


No hay límite capaz 
de detener los ríos cristalinos 
de nuestra ansiedad.


No hay silencio capaz 
de negar nuestros deseos.

 
Gabriela Alicia Lorenzo


MUCHAS GRACIAS:















3 comentarios:

  1. Hablan más alto que la voz de cualquier silencio.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir,me gustó mucho el blog,un bonito paseo.

    ResponderEliminar