10 abr. 2012


Hacía mucho que no encontraba a esta mujer
de la que conozco detalladamente el cuerpo
y creía conocer aproximadamente el alma.

Pasado no es presente
eso está claro
pero de cualquier manera 
hay conmemoraciones
que es bueno revivir.

Donde hubo fuego
caricias quedan

De pronto ella emerge del susurro evocante
y en voz alta sostiene
que los obreros entienden muy poco
que el pueblo en el fondo es más bien cobarde
que los jóvenes no van a cambiar el mundo
que la violencia bah
que la violencia ufa
que el confort lo alcanza quien lo busca.

Sólo entonces lo advierto
no me importa que hable en voz alta
mejor dicho no quiero que regrese al susurro.

Es apenas un rostro en un álbum
y ahora es fácil
dar vuelta la hoja.


 


Mario Benedetti









5 comentarios:

  1. que maravilla!!
    gracias por compartir este poema de benedetti!!

    ResponderEliminar
  2. Que divino!! no lo conocía, y eso que he leido casi todos los poemas de Bendetti.

    Besos! :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Como se lo quiere a Marito! :)

    ResponderEliminar