26 nov. 2011


El verdadero mérito de muchas acciones consiste en saber esperar.


Saber esperar es, en muchos casos, uno de los grandes méritos 

de ser hombre.



Es preciso especializarse en esperar



un turno, 

un día, 
una escena, 
el momento.



Entretanto, esperar.



La gente pasa.



Es preciso seguir esperando.



El pensamiento persigue a la voz que atravesó la tarde

o al sonido de unos pasos que se acercan, 
se paran, 
vacilan 
y, por fin, se pierden. 



En la espera se sueña, 

se alargan amores, 
se manosean recuerdos.



Una historia progresa a fuerza de desechar posibilidades

que juntas
serían otra historia.



Es posible vivir todas las posibilidades 

mientras se espera
lo único posible.



El tiempo pasa.



El verdadero mérito de muchas acciones consiste en saber esperar.





Irene Sánchez Carrón 

9 comentarios:

  1. No sabes cuanto me toca esto...

    puta madre ...


    un beso nina.
    Facu.

    ResponderEliminar
  2. Realmente parece que lo has escrito hoy para mi... aunque se que muchos se van a sentir identificados...
    Esperar sobre muchas cosas, como bien escrito estaba.
    Hoy justamente le decía a mi madre que se me suman cosas que duelen y ya no se si debo seguir esperando... o realmente sacarme lo que siento y decirlo en un grito a quien me hace daño...
    Quizas deba esperar el momento... quizas no sea este...
    Esperar (le haré caso a mi razón esta vez)
    Besos van Nina!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias a TI por nombrar mi blog!

    Besotes :)

    ResponderEliminar
  4. deslizarse por la frontera entre la espera y la acción... me gusta

    ResponderEliminar
  5. es increíble como una gran acción tiene repercusiones tan diferentes según sea el momento en el q es llevada a cabo...
    hay q saber esperar el momento, eso es lo importante!
    una idea puede llegar a cambiar el mundo si es expresada en su momento correcto!

    ResponderEliminar