14 sept. 2011



La verdad es que grietas no faltan

así al pasar recuerdo

las que separan a zurdos y diestros

a pequineses y moscovitas

a présbites y miopes

a gendarmes y prostitutas

a optimistas y abstemios

a sacerdortes y aduaneros

a exorcistas y maricones

a baratos e insobornables

a hijos pródigos y detectives

a borges y sábato

a mayúsculas y minúsculas

a pirotécnicos y bomberos

a mujeres y feministas

a aquarianos y taurinos

a profilácticos y revolucionarios

a vírgenes e impotentes

a agnósticos y monaguillos

a inmortales y suicidas

a franceses y no franceses

a corto o a larguísimo plazo todas son sin embargo

remediables

hay una sola grieta

decididamente profunda

y es la que media entre la maravilla del hombre

y los desmaravilladores

aún es posible saltar de uno a otro borde

pero cuidado

aquí estamos todos

ustedes y nosotros

para ahondarla

señoras y señores

a elegir

a elegir de qué lado

ponen el pie.




grieta-obra-de-arte





Grietas
Mario Benedetti







10 comentarios:

  1. te dejo adivinar de que lado pongo el pie yo.

    ResponderEliminar
  2. Si no existiera una grieta entre tu cuerpo y el mío, tampoco podríamos encontrarnos. El peligro viene de aquellos que hacen de una grieta un abismo, en vez de construir un puente. Bico, Nina

    ResponderEliminar
  3. Y a mi que me encanta que las grietas se noten, exacerbarlas hasta que duelan!

    ResponderEliminar
  4. Las grietas me acompañan en este miércoles de...
    En fin, un post muy certero.
    Además escribe el maestro.
    Salud!

    ResponderEliminar
  5. Yo se muy bien de que lado de la grieta me quedo.


    Marito, Marito un genio!

    ResponderEliminar
  6. Puestos a elegir, también me quedo con Benedetti.

    Un saludo.

    ResponderEliminar