8 ago. 2011




Hubo un tiempo en que el valle sonreía,
silencioso, aunque nadie allí vivía;
su gente había marchado hacia la guerra
confiando el cuidado de esa sierra,
por la noche, a la mirada fiel
de las estrellas desde su azul cuartel
y de día, a los rojos resplandores
del sol que dormitaba entre las flores.
Mas ahora para todo visitante
el valle triste es inquieto e inquietante.
Nada allí se detiene un solo instante...
nada salvo el aire que se cierne
sobre la soledad mágica y perenne.
¡Ah, ningún viento agita los ramajes
que palpitan como el glacial oleaje
en torno a las Hébridas salvajes!
¡Ah, ningún viento empuja el furtivo
manto de nubes que, sin respiro,
surcan durante el día el cielo esquivo
sobre las violetas allí esparcidas
como ojos humanos de mil medidas...!
sobre las ondeantes azucenas
que lloran junto a las tumbas ajenas!
Ondean: y en sus pétalos más tiernos
se juntan gotas de rocío sempiterno.
Lloran: y por sus tallos claudicantes
bajan perennes lágrimas como diamantes.



El valle intranquilo
Allan Poe 




7 comentarios:

  1. Amé este poema cuando lo leí. Poe también era un poeta alucinante.

    ResponderEliminar
  2. Excelente publicación.

    "el valle triste es inquieto e inquietante"

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Las colmenas de tu belleza
    se llenan con los gemidos del entorno
    cuando los cisnes vuelan hacia el nido
    de tus labios.

    Los encuentros anidan resortes de existencia
    que suben y bajan
    según la temperatura,
    de las paredes.

    Los astros observan
    como las instancias
    desarrollan un tempo
    de arquitecturas y pentagramas
    que caminan por los valles,
    de tu piel.

    La luna cae
    y los cimientos del interludio
    caen con ella.

    La plena oscuridad
    nos brinda de lejos
    una copa vacía
    y llena de placeres
    que se ofuscan
    con el correr de los minutos.

    Luego los ruidos,
    que son el eco
    de las luces rojas y calientes
    que envuelven la montura
    de tus contornos,
    nos devuelve el aliento
    para seguir caminando ciegos
    por los laberintos
    del amor.

    ResponderEliminar
  4. ''de día, a los rojos resplandores
    del sol '' ...
    Me encanté con eso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ese Poe no sabe naranja, dijo uno en el bondi. Pero que va a saber ese...

    ResponderEliminar
  6. Poe me parece alucinante. Y para muestra este gran poema. ¡Gracias por compartir, bella!

    Muchos cariños :D

    ResponderEliminar