10 ago. 2011


Detesto a la gente que me condena
sin tomarse la molestia de conocerme.
No soporto a los que no miran de frente,
a los que miran por encima del hombro,
a los que hablan a la espalda.
Aborrezco a aquellos que te valoran
por lo que tienes o,
peor,
por lo que no tienes.
Me repugnan los que creen que
el dinero 
lo compra todo y a todos.
Maldigo a quienes no respetan la vida
y ponen en manos de críos
máquinas de matar y no juguetes.
Me aburren quienes no tienen nada que decir
y se conforman con lo que dicen los demás.
No aguanto la envidia.
Censuro la maldad.
Reniego de la mentira.
Me apenan los que traicionan
la palabra confianza.
Desapruebo las batallas,
si no son por amor.
Sin embargo,
valoro a quienes se toman
 la molestia de conocerme
antes de juzgarme.
Me seducen los que me miran
cara a cara,
con mirada franca
.
Aprecio a quienes me quieren
por lo que tengo
y lo que perdí.
Me cautivan los que no venden su alma,
la regalan.
Admiro a quienes saben
hacer felices a los demás,
a los que regalan a un niño un sueño,
una esperanza, una ilusión.
Me interesan quienes miran hacia dentro
y descubren que necesitarían dos vidas
para explicar todo lo que ven.
Me entusiasma la generosidad.
Alabo la bondad.
Bendigo la verdad.
Me alegra poder conjugar,
día tras día,
el verbo confiar.
Apruebo las batallas que
se ganan con palabras,
con besos.
Y, por encima de todo,
te amo a ti,
por lo que eres,
por lo que haces de mí.



Detesto
Esther Vallbona



 
 
 

13 comentarios:

  1. Hola Nina, buen día.

    ¿Por qué los escalofrios sobrevuelan el después sin conocerse las miradas?

    ResponderEliminar
  2. Cada vez más me cuesta conjugar el verbo confiar. Por algo será...
    Saludo

    eso sí, ya no me hago tantos cuestionamientos como los de la autora de este texto.

    ResponderEliminar
  3. Hey preciosa gracias por publicitarme el blog! Puedes tomar prestado lo que quieras, lo lindo es difundir y compartir lo bueno =)

    Estaba esperando tu entrada del dia hace rato jiji!

    Beso!

    ResponderEliminar
  4. Ah! olvide decir; es genialisimo este poema, me siento enteramente identificada. Si supiera escribir asi de bien seguro lo habia escrito yo jaja!!

    ResponderEliminar
  5. También si nos tomamos la molestia de luchar para controlar y erradicar esas impurezas, injusticias... tal vez detrás del bufón, del indigno, esté el ser que amamos, no?

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con este poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Está el que te condena y no es capaz de mirarte a los ojos.

    ResponderEliminar
  8. sublime. su bliii meeee
    y sencillo (no por sencillo más chato)

    Excepcional.

    :)

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué lindo poema, Nina.
    Escribe muy muy bien Esther, es un placer leerla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Joven cuervo: esa es una de las peores especies! X(

    ResponderEliminar
  11. Es un placer entrar a tu blog!!!
    Besotes Nina!

    ResponderEliminar
  12. Hola, agradezco vuestras palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, agradezco vuestras palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar