1 jul. 2011


Sólo conozco de ti
la sonrisa gioconda
con labios separados
el misterio
mi terca obsesión
de desvelarlo
y avanzar porfiado
y sorprendido
tanteando tu pasado
Sólo conozco
la dulce leche de tus dientes
la leche plácida y burlona
que me separa
y para siempre
del paraíso imaginado
del imposible mañana
de paz y dicha silenciosa
de abrigo y pan compartido
de algún objeto cotidiano
que yo pudiera llamar
nuestro.

Y el pan nuestro
Juan Carlos Onetti






6 comentarios:

  1. Que apele a algo tan nimio como un objeto cotidiano es realmente inspirado.
    Otra gran elección.
    Salud

    ResponderEliminar
  2. este me parece que es mas mentiroso que yo y eso es mucho decir!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso! Que lindo Nina, no lo conocía. Un gran abrazo! Buen viernes

    ResponderEliminar