3 jun. 2011


"Soy un hombre cerrado, taciturno, poco sociable, descontento, sin que todo ello constituya una infelicidad para mí, ya que es solamente el reflejo de mi meta. De mi modo de vivir en casa se puede sacar alguna deducción. Vivo en familia con personas bonísimas y afectuosas, más extraño que un extraño. Con mi madre no he cambiado en estos últimos años más de veinte palabras de promedio al día; con mi padre, nada más que el saludo. Con mis hermanas casadas y mis cuñados no hablo en absoluto, sin que esto signifique que esté enojado con ellos. El motivo es sencillamente éste: no tengo absolutamente nada que decirles. Todo cuanto no es literatura me hastía y provoca mi odio, porque me molesta o es un obstáculo para mí, por lo menos
en mi opinión."



 
"Esta tarde, mientras estaba acostado en la cama, alguien hizo girar rápidamente una llave en la cerradura; durante un instante tuve cerraduras por todo el cuerpo, como en un baile de disfraz; aquí y allá, con breves intervalos, abrían o cerraban una de las cerraduras."

Franz Kafka





9 comentarios:

  1. Sólo alguien como él pudo narrar una metamorfosis tan real, tan digna de ser creída. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Adoro a Kafka. Hace poco leí "Carta al padre" y me volví a enamorar de su triste ser.

    ResponderEliminar
  3. Kafka, ese niño enfermo y obsesivo. Amo sus cartas, sus novelas desnoveladas, sus mitos desmitificados, su extraño animal mitad gato mitad cordero, todo.

    ResponderEliminar
  4. No he leido mucho de él...
    Pero hoy esto que has elegido, me parecio genial, de un placer casi personal en sus palabras...

    ResponderEliminar
  5. el siguiente texto corresponde a mario bendetti!
    MUCHO GUSTO:

    Se habían encontrado en la barra de un bar, cada uno frente a una jarra de cerveza, y habían empezado a conversar al principio, como es lo normal, sobre el tiempo y la crisis, luego, de temas varios, y no siempre racionalemente encadenados. Al parecer, el flaco era escritor, el otro, un señor cualquiera. No bien supo que el flaco era literato, el señor cualquiera, empezó a elogiar la condición de artista, eso que llamaba el sencillo privilegio de poder escribir.
    - No crea que es algo tan estupendo -dijo el Flaco-, también a momentos de profundo desamparo en lo que se llaga a la conclusión de que todo lo que se ha escrito es una basura; probablemente no lo sea, pero uno así lo cree. Sin ir más lejos, no hace mucho, junté todos mis inéditos, o sea un trabajo de varios años, llamé a mi mejor y le dije: Mira, esto no sirve, pero comprenderás que para mi es demasiado doloroso destruirlo, así que hazme un favor; quémalos; júrame que lo vas a quemar y me lo juró.
    El señor cualquiera quedó muy impresionado ante aquel gesto autocrítico, pero no se atrevió a hacer ningún comentario. Tras un buen rato de silencio, se rascó la nuca y empinó la jarra de cerveza.
    - Oiga, don -dijo sin pestañear-, hace rato que hemos hablado y ni siquiera nos hemos presentado, mi nombre es Ernesto Chavez, viajante de comercio y le tendío la mano.
    - Mucho gusto -dijo el otro, oprimiéndola con sus dedos huesudos-, Franz Kafka para servirle.

    ResponderEliminar
  6. Cerrado, taciturno, poco sociable, descontento...

    Je.
    Me suena a alguien.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. "Todo cuanto no es literatura me hastía y provoca mi odio, porque me molesta o es un obstáculo para mí, por lo menos
    en mi opinión."


    No me suena real a mí esta afirmación. La idea que yo tengo de Kafka es la de alguien a quien incluso la literatura le molestaba, que no se fiaba , y con buen criterio, de ella. Alguien que pensaba más bien que literatura era un mal menor aunque mal de todas formas. Claro que hablar es lo más fútil, es una trivialidad insoportable, mientras que el escribir permite un distanciamiento de seguridad, de fertilidad, de independencia y no tienes porqué dar explicaciones; pero incluso la literatura es , debe de serlo, algo inútil, o si no fuera algo inútil, ni la necesitaríamos. Sólo lo inútil es utilizable, sirve de no servir. A Kafka la literatura le daba risa más que miedo, por ello no la rechazó por completo. Y hablar de lo cotidiano le daba miedo más que risa, por ello poco o nada y mal habló aunque escribió algo y mejor.

    ResponderEliminar