5 jun. 2011



Echó café
en la taza.
Echó leche
en la taza de café.
Echó azúcar
en el café con leche.
Con la cucharilla
lo revolvió.
Bebió el café con leche.
Dejó la taza
sin hablarme.
Encendió un cigarrillo.
Hizo anillos
de humo.
Volcó la ceniza
en el cenicero
sin hablarme.
Sin mirarme
se puso de pie.
Se puso
el sombrero.
Se puso
el impermeable
porque llovía.
se marchó
bajo la lluvia.
Sin decir palabra.
Sin mirarme.
Y me cubrí
la cara con las manos.
Y lloré.


Desayuno
Jacques Prévert


 

12 comentarios:

  1. Algunos silencios calan más que la lluvia.


    Beso

    ResponderEliminar
  2. Mi poema preferido de este hombre.

    ResponderEliminar
  3. dios!! pero que maravilla, en serio que sí, que maravilla el encapsular momento con palabras tan precisas que armas obras de arte como estas... el tino, la inutuición de hacerlo justo...
    me he enamorado de este, no lo había leído, y algo gracioso es que justo tomaba mi tazón de leche con café al leer esto ahahaha

    un beso!

    ResponderEliminar
  4. deliciosa despedida...

    alguna vez tambèn fue mía...

    ResponderEliminar
  5. Me acuerdo haberlo leído de casualidad, cuando era chica y no lo olvidé más. Me pareció perfecto y real.

    ResponderEliminar
  6. muy triste para desayuno de domingo. Pero excelente y bello.

    Beso

    ResponderEliminar
  7. Que bueno! Nunca lo había leído. Hondamente triste.. como hiere la indiferencia... Beso dominguero Nina!

    ResponderEliminar
  8. lo frío

    )fuera(

    de la taza, dulce, de café

    ResponderEliminar
  9. DELICIOSO SABOR DE ESTE TEXTO EN ESPAÑOL.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar