28 may. 2011



"Una vez satisfecha su pasión, todo amante experimenta un especial desengaño: se asombra de que el objeto de tantos deseos apasionados no le proporcione más que un placer efímero, seguido de un rápido desencanto. En efecto, ese deseo es a los otros deseos que agitan el corazón del hombre, como la especie es al individuo, como el infinito es a lo finito. Sólo la especie se aprovecha de la satisfacción de ese deseo, pero el individuo no tiene conciencia de ella. Todos los sacrificios que se ha impuesto, impulsado por el genio de la especie, han servido para un fin que no es el suyo propio. Por eso todo amante, una vez realzada la grande obra de la naturaleza, se llama a engaño; porque la ilusión que le hacía víctima de la especie se ha desvanecido."




EL AMOR,
LAS MUJERES
Y LA MUERTE

Arthur Schopenhauer  






10 comentarios:

  1. Muy bueno, no sé si lo comparto 100 % pero comparto gran parte.

    abrazos totales.

    ResponderEliminar
  2. hace por lo menos un año que llevo escrito el nombre de ese libro en la billetera con el deseo de conseguirlo.
    ya casi me había olvidado.
    jodido schopenhauer

    ResponderEliminar
  3. He aquí el hombre que ha provocado no pocos suicidios.

    ResponderEliminar
  4. Discrepo.

    A mi una vez "satisfecha la pasión" me queda (siempre) la curiosidad de repetir.
    Y me creo poco que haya alguien que no quiera hacerlo de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Duro pensar que toda nuestra emocionalidad no responde más que a un mandato de la especie,
    sea verdad o no prefiero una visión más poética.
    Elijo pararme en la vereda que no descree y remarla como sea, porque sino... para qué?
    Besos y buen sábado

    ResponderEliminar
  6. Nina:

    MI HUMILDE OPINIÓN:

    Así de frío y cierto como ha sido planteado. Mas como reza ese dicho "a mí no me quitan lo bailao". Considera que es peor no haber amado, no haber tenido relaciones sexuales placenteras, no haber dejado uno descendencia en donde también existiremos. Eso no importa, que se apague la pasión con una mujer, mientras estemos sanos y fuertes vendrá otra y otra, y sería bonito morir con una sonrisa de satisfacción en nuestro rostro. ¿No crees?

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    P.D. Pero también nos queda el amor, y ahí sí que el individuo remonta hacia el cosmos infinito.

    ResponderEliminar
  7. "la intensidad de la pulsión es proporcional a la distancia a la que se encuentra el objeto deseado" dicen los que saben... Lo feo es pensar que alguien que manifiesta algún tipo de deseo por mi... luego se sentirá desencantado a pesar de mi esmero.. A mi no suele pasarme, desencantarme con aquello que deseo, y mi deseo es de fácil reanimación... je! Me quedo pensando. Un beso! Que tengas un lindo sábado

    ResponderEliminar
  8. Me hizo recordar a éste fragmento de "El banquete" donde discuten sobre Eros. (Justo lo estuve copiando en estos días):
    - Pues bien –dijo Sócrates-, guárdate esto en tu mente y acuérdate de qué cosa es el amor. Pero ahora respóndeme sólo a esto: ¿desea Eros aquello de lo que es amor o no?
    - Naturalmente –dijo.
    - ¿Y desea y ama lo que desea y ama cuando lo posee, o cuando no lo posee?
    - Probablemente –dijo Agatón- cuando no lo posee.
    - Considera, pues, si en lugar de probablemente no es necesario que sea así, esto es, lo que desea desea aquello de lo que está falto y no lo desea si no está falto de ello. (...)
    Examina pues, si cuando dices ‘deseo lo que tengo’ no quieres decir en realidad otra cosa que ‘quiero tener también en el futuro lo que en la actualidad tengo’. (...)
    ¿Y amar aquello que aún no está a disposición de uno ni se posee no es precisamente esto, es decir, que uno tenga también en el futuro la conservación y mantenimiento de estas cualidades? (...)
    Por tanto, también éste y cualquier otro que sienta deseo, desea lo que no tiene a su disposición y no está presente, lo que no posee, lo que él no es y de lo que está falto.

    ResponderEliminar
  9. Con tantas cosas dichas antes de llegar hasta aquí ya se me ha olvidado lo que iba a decir... bueno, seguro que ya lo ha dicho alguien ahí arriba. Te dejo un beso (efímero, por supuesto, pero nunca desencantado)

    ResponderEliminar
  10. Me temo que tiene toda la razón.
    Que triste.

    Besos.

    ResponderEliminar