22 may. 2011


Un resfriado ocurre cuando el cuerpo no llora.
 Un dolor de garganta aparece cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estomago arde cuando la rabia no consigue salir.
La diabetes invade cuando la soledad duele.

El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.
El dolor de cabeza deprime cuando las dudas aumentan.

El corazón renuncia cuando el sentido de la vida parece terminar.
Las uñas se quiebran cuando las defensas están amenazadas.
 El pecho aprieta cuando el orgullo esclaviza.

La presión sube cuando el miedo aprisiona.
 Las neurosis paralizan cuando el "niño interno" tiraniza.

La fiebre sube cuando las defensas detonan las fronteras
de la inmunidad.

¿Y tus dolores callados?
¿Cómo hablan ellos a tu cuerpo?

¡Elige qué hablar, con quién hacerlo, dónde, cuándo y cómo!

Solo los niños cuentan todo, a cualquier hora, de cualquier forma.

Elige a alguien que pueda ayudarte a organizar las ideas, a armonizar sensaciones y a recuperar la alegría.
Todos necesitamos saludablemente de un oyente interesado.

 Pero todo depende, principalmente, de
nuestro esfuerzo personal en que se produzcan los cambios que deseamos para nuestra vida.

 "EL CUERPO SUSURRA Ó GRITA, LO QUE LA
MENTE NO COMPRENDE"






(Expuesto en una pared de un consultorio terapéutico en Brasil)

Germán Campos





13 comentarios:

  1. Por qué será que empezamos a guardar y a callar? Por qué giramos las armas hacia nosotros mismos? Que bueno y que útil Nina. Beso dominguero!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muy bueno!
    Gracias por compartirlo.
    Besos Mil.

    ResponderEliminar
  3. vale, es que no sabes cómo esto me ha caido como anillo al dedo... es que es preciso... y sí, siendo todo lo extrovertida y capitana de barco que me gusta ser, estos últimos tiempos me he visto sin brújula.... y bueno.... anyway....

    gracias por compartir esto, no sabes como ha servido.

    (: un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. jajaja, para eso tengo un blog.
    Besote grande ídola!

    ResponderEliminar
  5. Cierto pero que difícil que la gente haga caso.

    ResponderEliminar
  6. Excelente como siempre!! Empecemos a escuchar al cuerpo..a veces meditar, a veces un rato con nosotros mismos pero escucharlo...

    ResponderEliminar
  7. el cuerpo habla, siempre.
    ni me voy a poner a enumerar lo que dice el mio, je
    besos

    ResponderEliminar
  8. Cuanta verdad hay en estas palabras!!! hay que escuchar a nuestro cuerpo cuando nos intenta decir algo... muchas veces lo queremos ignorar pero cuando se dispone a hablar lo hace hasta que lo escuchemos y ahi es cuando ya estamos enfermos....

    Beso grande Nina, muy bueno!!

    ResponderEliminar
  9. Una de las mayores suertes que se pueden tener es alguien que sepa escucharte.

    ResponderEliminar
  10. el cuerpo tiene conexiones que no llegamos a entender, pero están ahí.


    bss

    ResponderEliminar
  11. TODO TU BLOG ME ENCANTA... ES UNA PASADA!!!

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Millones, millones de GRACIAS!! un gusto compartir arte :)

    ¡¡MILLONES DE GRACIAS tod@s por pasar por aquí!!

    ResponderEliminar