5 may. 2011



"La verdad es hija del tiempo, no de la autoridad."


"Vengándose, uno iguala a su enemigo; perdonando, uno se muestra superior a él."

Francis Bacón



15 comentarios:

  1. La segunda frase me parece sublime y muy para este tiempo. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Juzgándose superior o inferior a los demás, uno se atrae tantos enemigos como cabellos en la cabeza. Por superior, vendrán quienes querrán mostrar su error y hacerlo tropezar para humillarlo. Por inferior, vendrán quienes querrán abusar de su inferioridad.

    Ah bue, me salio hondo. xD ¿La neda? Que tu vida no gire alrededor de ser mejor o peor a los ojos de los demás.

    ResponderEliminar
  3. La verdad nunca es hija de la autoridad.
    Si del razonamiento.

    Vengarse viene de odiar, que suele ser una perdida de tiempo.

    ResponderEliminar
  4. La venganza es el placer de los dioses, y perdonar es divino... a nosotros, los humanos... nos queda solo la verdad, y la verdad es el tiempo, es hoy, ahora. Besos!

    ResponderEliminar
  5. tanto de la verdad como del perdón, hay tres letras que separan al hombre: e g o.

    ResponderEliminar
  6. yo no creo mucho en perdonar a quien no se lo merece, pero supongo que la venganza tampoco sirve para nada...

    me gustó, me hizo pensar

    ResponderEliminar
  7. Excelente!

    La venganza, el resentimiento no te lleva a ningún lado.

    ResponderEliminar
  8. Absolutamente de acuerdo.

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar
  9. la verdad no es hija de nadie; si acaso es madre o esposa

    ResponderEliminar
  10. Ambas frases muy ciertas y muy buenas. Siguiendo lo que dice Corina más arriba, en la frase tan conocida de la venganza es el placer de los dioses y perdonar es divino ¿no hay una paradoja?.

    Gracias por pasar por mi lugar y comentar.

    saludos totales.

    ResponderEliminar
  11. pues ya me tienes aquí por duplicao... volveré más trankilito a leer que aquí son las cinco de la mañana casi ya!!

    besito

    ResponderEliminar
  12. Hay veces que dan unas ganas de igualarse que ni te cuento...

    ResponderEliminar