1 may. 2011


"Cuando eres pequeña, la noche da miedo porque se esconden monstruos bajo la cama. Cuando te haces mayor, los monstruos son diferentes. Falta de confianza en uno mismo, soledad, arrepentimiento... y aunque seas mayor y más sabio, te sigue dando miedo la noche. Dormir. Es lo más fácil de hacer. Solo...cierras los ojos. Pero para muchos de nosotros, dormir parece estar fuera de nuestro alcance. Queremos hacerlo, pero no sabemos como conseguirlo. Pero una vez que nos enfrentamos a nuestros demonios, nos enfrentamos a nuestros miedos y nos entregamos a los demás para ayudar. La noche no da tanto miedo porque nos damos cuenta de que no estamos completamente solos en la oscuridad."




"En la vida llega un momento en el que te conviertes en adulto. Tienes edad para votar, para beber y para otras cosas de adultos. De pronto esperan que seas responsable. “Sé adulto”. Crecemos. Nos hacemos mayores. ¿Pero alguna vez somos adultos del todo? (al final) En ciertos aspectos crecemos. Creamos una familia. Nos casamos. Nos divorciamos. En general seguimos con los mismos problemas que cuando teníamos 15 años. Por mucho que crezcamos y nos hagamos mayores, seguimos tropezando. Siempre dudando. Eternamente jóvenes."


Grey's Anatomy





14 comentarios:

  1. Que bueno! Creo que no siempre es paralelo el envejecimiento del cuerpo con el del espíritu. Hay gente vieja en cueros jóvenes, y hay cuerpos que se arrugan y pierden la fuerza pero por dentro, hay cosquillas todavía. Besos besos Nina!

    ResponderEliminar
  2. En el fondo yo sigo siendo un niño.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. "Eternamente jóvenes". Es asÍ: al menos yo no envejeceré nunca.

    Un beso o 2 *

    ResponderEliminar
  4. La segunda frase, naaaaaaaaa.

    Nadie que haya crecido con cierta normalidad quiere volver a tener quince años.

    Duda no es sinonimo de tropiezo.

    Y los miedos son diferentes.

    Hay quienes no maduran y quieren meternos a todos en el mismo saco.

    ResponderEliminar
  5. Yo aún no logro dormir.
    Es por lo que veo justo antes de entregarme al sueño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. a veces (la mayor parte del tiempo) me asquea el convencionalismo de lo que se entiende por "crecer", no se... todo un rollo interno...

    anyways... de todas formas dos frases certeras y que dan ganas de escribirlas y pegarlas en mi pared, seguro que lo hago.. (:

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. dormir....cerras los ojos,y ya está! ojala fuera tan facil....ultimamente tengo tantas cosas que hacer y tantos trastos dentro de mi cabeza que me resulta muy dificil conciliar el sueño....

    un beso!

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, todavía recuerdo cuando veía esa serie y me llegaba su filosofía. Ahora ya un par de años han pasado y me dedico a vivir por mi cuenta, pero reconozco que es muy bonita. Aunque tengo mucho de no verla.

    ¡Muchos besos para ti! De esos que no envejecen nunca :D

    ResponderEliminar
  9. "Eternamente jóvenes" suena mejor que "adolescentes", pero es así.

    No sólo se comprueba que seguimos con los "mismos" problemas al crecer, sino también lo entendés al ver a tus padres como personas y no como héroes. Esos que tenían la vida tan clara y nada les pasaba.

    Pero más allá de todo eso... no es tan difícil crecer, todo depende del cristal con que se mire.

    ResponderEliminar
  10. Y seguimos durmiendo con pastillas.

    ResponderEliminar
  11. Me hiciste acordar de esta frase de Galeano:

    "El enemigo principal, ¿cuál es? ¿La dictadura militar? ¿La burguesía boliviana? ¿El imperialismo? No, compañeros. Yo quiero decirles estito: nuestro enemigo principal es el miedo. Lo tenemos adentro."

    Y la segunda, no podrías haberla posteado en mejor día... ese en que te caen como balde tanto planteo junto.

    Miles de gracias por tus felicitaciones. BESOS

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado Nina!!

    Saludos y buen comienzo de semana =)

    ResponderEliminar
  13. Cuando dejamos de dudar dejamos de envejecer.

    ResponderEliminar