28 abr. 2011

Y Dios me hizo mujer
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.




Y Dios me hizo mujer
Gioconda Belli





6 comentarios:

  1. Por suerte se avanza en esto, aunque de la impresión de que no.

    ResponderEliminar
  2. "las mil y una cosas que me hacen mujer ...
    y bendigo mi sexo."
    brindemos, festejemos por nuestras curvas, nuestra intuición, nuestra deslumbrante inteligencia, nuestra exquisita sensibilidad
    besos mujer

    ResponderEliminar
  3. Se esconde la flor
    cambia de nombre
    siempre esquiva
    y por tanto,
    despiadada.

    ¿Quién entrenó a la doncella
    para que no se dejara ver las espinas?

    Ella actualiza mi agonía,
    le hace ajustes,
    labra mi rostro con versiones de la sombra,
    atasca la brújula.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el texto. Llegará el día que el que ose levantar una mano o propinar un insulto, lo piense dos veces, porque la justicia actuará, el día en que la mujer se sienta segura y contenida como para denunciar y valorase para hacer frente a esta situación tan dura, tan canalla; y que los violentos sean condenados socialmente y si son enfermos que esten recluidos. Perdón por mi opinión un poco dura, es una humilde mirada.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué hermoso! Y qué verdad: mujeres, la mitad del cielo.

    ResponderEliminar
  6. joder, qué bueno, necesito poemas como estos para acabar con días de mierda como el de hoy.

    ResponderEliminar