10 mar. 2011


"Éramos demasiado lúcidos y demasiado exigentes para descansar en la falsa seguridad del amor."


Memorias de una joven formal
Simone de Beauvoir

9 comentarios:

  1. Hola, Nina, te vi como seguidora de un blog amigo y decidí visitarte, me pareció muy bueno tu espacio, así que voy a quedarme por aquí como seguidor.
    Si tienes ganas, te invito a pasar por el mío.
    Un saludo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me maravilla, de Beauvoir, las tan variadas formas en que se la interpreta.

    Para mì, era una persona inteligente, pero que no conociò el amor verdadero.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ay... siempre tan fría simone...
    me da un poco de tristeza, tan distante a las emociones...

    besos

    ResponderEliminar
  4. Me mató esa frase.

    Me identifico, debería pensar menos y sentir mas.

    ResponderEliminar
  5. Me declaro totalmente enamorada de tu blog!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. gran cita, y como dice Amélie, son tiempos difíciles...
    Salud

    ResponderEliminar
  7. Humberto Dib: ¡Muchas gracias Humberto! ¡¡Ya pasaré por tu Blog!!

    El Gaucho Santillán: ¡¡¡Adoro a Simone de Beauvoir, me parece una MUJER increíble!!! Coincido totalmente con que fue una persona inteligente que lamentablemente no conoció el amor verdadero.

    Lila Biscia: Sí, ella era así...

    Johi: Estoy leyendo las memorias, encontré de pedo el libro en un cajón acá en casa, y hacía tiempo que quería leerlo. Y la verdad es que a mí también me mato la frase, por eso no podía dejar de compartirla. Me pasa igual debería pensar menos, sentir y actuar más.

    Lola: ¡¡¡Ayy muchas gracias, qué vergüenza; tu Blog me encanta!!!

    Efa: ¡Sí, que es una gran cita! ¡¡¡ Y esa frase de Amélie me identifica tanto!!! son tiempos difíciles...

    ¡¡¡Besote enorme para todxs, y les deseo un hermoso fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  8. Excelente !!!

    cuan cierto !!!

    aunque sentir el "amor" es sabroso, confiar en el amor es de lúcidos, hoy día, lamentablemente...

    ResponderEliminar